Auto-cuidado emocional

17.06.2020


A veces el malestar puede ser difícil de detectar, por eso te detallamos una serie de reacciones que te ayudarán a reconocerlo. Ten en cuenta que estas reacciones no siempre son visibles y que no son ni exclusivas de una situación de estrés, por lo que no hay que descartar otros motivos que puedan estar causándolos (falta de ejercicio, estados de salud o problemas de otra índole).

Reacciones Físicas:

  1. Cansancio excesivo.
  2. Dolores de cabeza.
  3. Trastornos del sueño.
  4. Cambios en el apetito.
  5. Diarrea, dolor de abdomen o contracturas en la espalda, que no se expliquen por otras causas.
  6. Aumento del ritmo cardíaco, respiración acelerada (hiperventilación), sudación, temblores sin causa justificada.

Reacciones Emocionales:

  1. Ansiedad, Nerviosismo, Tensión o Agitación, con sensación de peligro y / o pánico.
  2. Frustración.
  3. Culpa.
  4. Cambios de estado de ánimo de manera recurrente e inesperada.
  5. Euforia excesiva.
  6. Necesidad de comunicación permanente.
  7. Pesimismo u optimismo infundado.
  8. Irritabilidad, ira.
  9. Episodios de llanto.
  10. Pesadillas.
  11. Apatía.
  12. Tristeza.

Reacciones a nivel Cognitivo:

  1. Dificultad para concentrarse o interesarse por otros asuntos.
  2. Olvidos.
  3. Desempeño deficiente de las tareas.
  4. El miedo te paraliza y no te permite salir a la calle.
  5. Actitud negativa.
  6. Pérdida de creatividad.
  7. Pérdida de motivación, desilusión profunda.
  8. Menor autoestima, autocríticas negativas.
  9. Aburrimiento.
  10. Dificultad para controlar tu preocupación, que se expresa mediante preguntas persistentes sobre tu estado de salud.

Reacciones a Nivel Social:

  1. Falta de relaciones familiares y sociales no justificadas.
  2. Resentimiento.
  3. Intolerancia.
  4. Problemas relacionados con el resto de compañeros y compañeras, o con la familia o pareja.

Reacciones conductuales:

  1. Mayor consumo de alcohol, tabaco o drogas.
  2. Cambios de hábitos alimentarios: mayor ingesta o menor ingesta de alimentos. Adoptar dietas menos saludables.
  3. Conductas de riesgo.
  4. Hiperactividad.
  5. Tendencia no justificada a evitar situaciones que normalmente si atenderías en las que muestras un temor exagerado a afrontarlas.
  6. Cinismo.