La importancia de la recuperación

19.10.2020


Si no me recupero, no mejoro. Tengo en cuenta que mi estilo de vida: deporte, nutrición, sueño, estrés laboral afecta a mi capacidad de recuperación. Si noto que me paso y me salto un par de sesiones de mi programa de entrenamiento puedo evitarme perder semanas enteras de mal rendimiento.

Es importante llevar un control de entrenamiento, pero también información de sueño, lo que como y otros datos subjetivos como lo que siento (¿estás tranquilo, estresado, preocupado?) Aquí muestro algunos de los síntomas asociados al sobreentrenamiento:

Aumento de las pulsaciones de reposo (10%)

Pérdida de coordinación y peor habilidad motriz

Menor rendimiento en entrenamiento y/o competición

Cambios importantes, tanto aumento como disminución, de las pulsaciones de entrenamiento

Desmotivación

Alteraciones del sueño

Pérdida de apetito

Dolor muscular o sentimiento de pesadez de piernas

Pérdida de peso

Bajada de defensas (te resfrías con facilidad)

Menor deseo sexual

Alteraciones de la menstruación

Pérdida de sentido del humor

El sobreentrenamiento ocurre cuando mi cuerpo no se adapta a mi programa de preparación física. Para evitar el sobreentrenamiento sin dejar de progresar, procuro mejorar previamente mi resistencia, de forma gradual, para conseguir una amplia base, ampliando mi rodaje largo. El punto en el que una persona se sobreentrena es cuando su recuperación es insuficiente. Si has forzado, generalmente unos pocos días de descanso o descanso activo (ejercicio muy suave) te permitirán recuperarte. Pero si te pasas y caes en el sobreentrenamiento puede ocurrir que ni siquiera un par de semanas sean suficientes para que te sientas totalmente recuperado.