Botiquín de Viaje

01.10.2021

No puede faltar una buena previsión antes de salir de casa te puede salvar de un susto en el destino. Repasamos cuáles son los productos imprescindibles en cualquier maleta.

No importa si es una escapa corta o un viaje largo, en tu maleta no puede faltar un pequeño botiquín. Cuando nos encontramos mal (u otra persona de nuestra familia), solemos ponernos más nerviosos y sentirnos vulnerables si no sabemos a quien acudir ni a dónde. Por eso, unas pequeñas ayudas como método de prevención pueden ahorrarte el mal trago de buscar una farmacia abierta en plena noche o llamar a urgencias en un lugar que no conoces.

Repasemos cuáles son esos imprescindibles que no deben faltar este verano en tu maleta.
 

Analgésicos y antiinflamatorios

Es decir, los famosos parecetamol e ibuprofeno, si hablamos de comprimidos, pero también es conveniente añadir una pomada. Desde un dolor muscular hasta uno de cabeza o de garganta, pequeñas molestias que no requieren atención médica, pero si una solución para continuar con las vacaciones y disfrutarlas.


Antiácidos

La dieta puede verse afectada durante el periodo estival. Se suelen ingerir más alimentos fritos, picamos entre horas y, además, incluimos productos menos saludables (refrescos, alcohol, helados, dulces, fritos...), por ello, es común la aparición de problemas como la acidez. También es habitual el estreñimiento debido al cambio de ritmo, por lo que, si eres propensa, no estaría de más incluir un laxante.


Protector solar

Suele ser raro olvidarlo cuando vamos a la playa, pero no tanto cuando el destino es la montaña o una ciudad. En todos los casos, durante las vacaciones, permanecemos mucho mas tiempo al aire libre y esto se traduce en mayor exposición solar. Así pues, tanto la crema protectora como un bálsamo para las posibles quemaduras o la piel irritada son imprescindibles. Y olvida la idea de una misma crema para todo el cuerpo y toda la familia. Cada zona tiene sus necesidades y particularidades, por lo que es recomendable una corporal y otra facial. Los niños, mucho más inquietos, se suelen bañar más, sudan y se llena de arena, así que lo ideal es una específica que aguante su ritmo.


Repelente de insectos

No hay nada más molesto que levantarse por la mañana y descubrir que nos han acribillado los mosquitos o tener que interrumpir una cena al aire libre porque nos comienzan a acosar los insectos. Un buen repelente te puede evitar estos disgustos. Además, no está de más llevar siempre en el bolso un calmante para las posibles picaduras. Aportan un alivio inmediato y evitan que nos rasquemos y ocasionemos heridas que podrían infectarse.


Suero monodosis

Muy práctico, si eres propenso a sufrir de ojo seco con el aire acondicionado, pero también es perfecto para limpiar cualquier herida. La fórmula monodosis es muy práctica para viajar, además suelen ser envases de plástico, por lo que aguantan los golpes.


Antiséptico

Más conocido como Betadine o Cristalmina. Necesito para desinfectar heridas de tipo pequeños cortes, roces por caídas o rozaduras de calzado. Recuerda que se aplica en la herida ya limpia.


Gasas y tiritas

Las primeras, para limpiar las heridas, y, las segundas, para resguardarlas. Además, si sabes que vas a caminar más de lo que acostumbras o a utilizar un calzado nuevo, nunca está de más llevarlas siempre contigo como remedio rápido ante las siempre inoportunas rozaduras o ampollas.

Junto a las gasas, las tiritas y el algodón suelen vender pequeños kits que incluyan pinzas (muy útiles para sacar una astilla, por ejemplo), e, incluso, una pequeña venda, por si es necesario inmovilizar una articulación. Recuerda que son cosas que no pesan y te pueden ahorrar tiempo y un momento de nervios.


Valeriana

Cualquier otra planta medicinal que te ayude a conciliar el sueño: una infusión de tila o unas cápsulas de melatonina. Es bastante normal que el cambio de aires, una almohada distinta, una cama extraña y hasta horarios cambiados hagan mella en tu sueño y tengas días que te cueste conciliarlo. Será la ayuda perfecta.

  • Es imprescindible incluir en la documentación la tarjeta sanitaria, así como un informe, si sufres una enfermedad crónica.
  • Una vez en el destino, guarda tu botiquín en un lugar que toda la familia conozca. Siempre lejos del alcance de los más pequeños.
     

Algunos extras

  • Pastillas para el mareo: las curvas, cambios de presión en el avión pueden provocar que las vacaciones comiencen con un buen mareo.
  • Termómetro: ante la duda de fiebre mejor es utilizar un remedio fiable para emitir una valoración. Te sacara de dudas rápidamente.
  • Analgésicos y antiinflamatorios: junto a su correspondiente cuchara o jeringa medidora, para no tener problemas con la dosificación del medicamento.
  • Pomada antigolpes: Los productos a base de árnica son naturales y no suelen producir alergia. Estas pequeñas barritas son muy cómodas de aplicar.