De vuelta

18.04.2019


Hola, ¿como estáis?, después de casi un año y medio de “parón” en el blog, justo desde que escribiera el ultimo despidiendo el año 2017, ya hoy, por fin, he recobrado la ilusión por volver a escribir para Trail Travel. Definitivamente hoy está siendo un día inolvidable para mí, así que he decidido compartirlo con todos ustedes. Escribo desde un lugar remoto llamado Gran Canaria (España). Lo cierto es que habia quedado para ir a la playa con la gente más auténtica de la isla, mis vecinos de La Aldea de San Nicolas pero mi dia hoy está transcurriendo en la Montaña, más concretamente a escasos metros de la cara norte de la Reserva Natural de Inagua. Una vez me he abastecido en la tienda ecologica de los productos que elijo para la excursion (platano desidratado, datiles, tortas de maiz, agua con pomelo y flor de azahar y chocolate bio orgánico) conduzco por una carretera asfaltada completamente desconocida. Me detengo a escasos 6 km de la salida del pueblo de La Aldea, el motivo, una zona verde que despierta en mi la adrenalina de continuar a pie, me pongo la mochila y justo antes de empezar el Camino de tierra, se une otro aventurero a la ruta (Gabriel). La zona Verde descubre varias pozas y cascadas a traves de los arrollos. Ya de lleno metidos en la ascensión me cuenta que la subida por la cara sur es más pronunciada y también cuenta con zonas de agua. Gabriel se da la vuelta y yo sigo ascendiendo un poco más, siempre con el sonido del agua que baja sin mucha intensidad pero yo estoy decidido acampar justo al lado del agua.

Una vez localizo el lugar adecuado, me instalo comodamente y me dispongo a disfrutar de los sonidos y vistas que la naturaleza tiene para ofrecernos. La mañana a transcurrido con sol, al medio dia a llovido debilmente, por la tarde a soplado el viento y el anocherer calma total. Llega la hora de avandonar la escritura para deleitarme nuevamente del espectaculos de la asombrosa naturaleza de Gran Canaria, mi tierra querida y que tanto amo. Todavia hoy me quedara tiempo para rezar, volver a comer y beber, siempre agradecido de poder tener ilusión por escribir desde la naturaleza en mi soledad mas absoluta con mucho cariño deseandoles lo mejor de este mundo, se despide uno más, en paz con tod@s, eso espero ... Bendiciones, seguimos sumando!!