Flexibilidad

20.04.2020

Concepto de flexibilidad: Se define como la capacidad y la cualidad que tiene una persona para poder ejecutar movimientos de gran amplitud articular, por sí misma o bajo la influencia de fuerzas externas en una articulación determinada.

· Factores fisiológicos que influyen en la flexibilidad o factores limitantes externos:

- La herencia: aunque es una cualidad que puede desarrollarse con el entrenamiento, tiene un componente hereditario alto.

- El sexo: en esta cualidad se ve favorecido el sexo femenino.

- Aunque la flexibilidad tienda a disminuir en la fase de desarrollo marcado por la fuerza, la capacidad de fuerza y la flexibilidad no se excluyen la una a la otra. Se demuestra con el óptimo nivel de movimiento articular de los halterófilos y de los gimnastas. El exceso de tejido graso sí puede ser un factor limitante.

- La edad: tiene una evolución natural decreciente (el más flexible, el bebé).

- El trabajo habitual y costumbres: una costumbre social o una actitud postural fijada por un trabajo habitual, colabora en limitar o exagerar por encima de límites convenientes el grado de flexibilidad de una articulación.

- La hora del día: por la mañana el cuerpo está más rígido. Poco a poco se va aumentando la movilidad hasta encontrar al mediodía, la máxima flexibilidad. A partir de aquí, vuelve a ir en regresión hasta la noche.

- La temperatura: se distingue entre la temperatura ambiental, que influye en el calor del músculo y la temperatura interior o intramuscular, que puede modificarse con el trabajo muscular. El calentamiento es el encargado de subir la temperatura intramuscular asegurando una correcta disposición de flexibilidad de las articulaciones, que facilita obtener los ángulos correctos para cada gesto específico y evita en lo posible la aparición de lesiones.

· Los diferentes tipos de flexibilidad se agrupan de la siguiente manera:

- Flexibilidad dinámica: es la capacidad para realizar acciones musculares dinámicas que llevan a un miembro a su rango completo de movimiento sobre una articulación, por ejemplo, el lanzamiento de la pierna extendida.

- Flexibilidad estática: es la capacidad de asumir una posición que lleve una articulación al máximo rango de movimiento con o sin ayuda externa, por ejemplo, el "espagat" frontal.

Flexibilidad = movilidad articular + elasticidad muscular

El sistema nervioso recibe constantemente información de los receptores especializados (propioceptores), que le envían datos sobre el grado de estiramiento o tensión que tienen los músculos, de la velocidad de contracción, de la situación espacial de los distintos elementos de la articulación y de la tensión soportada por los tendones. A toda esta información, el sistema nervioso reacciona con la respuesta adecuada en cada momento. Los métodos de entrenamiento utilizan estas respuestas para mejorar la eficacia de los ejercicios propuestos para la mejora de la flexibilidad.

Gracias a los propioceptores, cuando se hace un movimiento que supone una tensión exagerada en las fibras musculares y puede resultar perjudicial, se manda una orden de contracción a los músculos que están siendo estirados para evitar que el movimiento se siga produciendo y que ocasione alguna lesión.

· Tipos de estiramiento para trabajar la flexibilidad:

- Balístico: se basa en el rebote y el impulso para estirar los tejidos blandos que rodean la articulación pero no es aconsejable debido al riesgo de lesión de la unidad musculotendinosa que implica.

- Estático: consiste en adoptar una posición de estiramiento y mantenerla durante cierto período; no hay acuerdo respecto a la duración de la extensión. No comporta riesgo de lesión

- Facilitación neuromuscular propioceptiva (FNP): esta técnica utiliza contracciones musculares isométricas seguidas de la relajación del músculo y una contracción del antagonista o estiramiento pasivo.


* El estiramiento para mejorar la flexibilidad está considerado como un método efectivo a la hora de prevenir lesiones en músculos, ligamentos y tendones ya que aumentan su fuerza de tensión y facilitan la amplitud de movimiento necesaria sin ejercer demasiada presión sobre las estructuras.


* Las propiedades elásticas de los músculos y del tejido conjuntivo donde intervienen los elementos de contracción de los músculos son capaces de aumentar su longitud en un 30-50% respecto a la longitud en estado de reposo. La capacidad de estiramiento del tejido conjuntivo (ligamentos, tendones,...) depende de la correlación e interacción de las fibras conjuntivas (colágenos y elásticas).