Libertad

13.07.2021

Me separo tan sólo un instante de mi egoista postura para asumir como estoy siendo atrapado por el voraz enojo que desata mi humildad.

Padezco una presión que es ejercida sobre mi por una parte de la sociedad concreta al dejarme llevar por la rutina que mantengo sencilla mientras permanezco fiel a mis estraños comportamientos en busca de algo que me de asilo.

Es como si estuviera dando respuesta a miles de preguntas que se amontonan escondidas bajo el anonimato generalizado de una población cada vez más deshumanizante que se resiste a ser sorprendida nuevamente por los efectos de la resiliencia.

Ayer tuve un sentimiento muy profundo estrechamente ligado a la libertad de quienes optamos por mantenernos firmes en nuestra lucha por la supervivencia sin mayor esfuerzo que el de actualizar unos informes repletos de sabiduría que aportan alivio a cualquiera que le entusiasme los beneficios de una lectura milagrosa.

Les pongo un poco mas en tesitura contándoles que estamos metidos de lleno en el verano 2021 abriendo la puerta a la esperanza con la llave de la escritura despejando toda clase de incertidumbres.

Es muy posible que haya encontrado, el motivo por el que valga la pena realmente vivir, en mi poder se encuentra el antídoto a una doctrina capitalista. No guardo mayor secreto que la ciencia de poder disfrutar de lo poco que tengo con libertad, lo material solo me da la felicidad por un tiempo muy limitado, aún asi ayudo con lo que puedo.

Se que del amor al odio puede haber un paso, soy consciente de ello por ese motivo deposito toda mi esperanza en el bolígrafo y el papel con mi mejor propósito para todos en busca de la solución más digna y menos lesiva que nos ayude a sanar nuestro legado de orgullo, consiguiendo en todos los casos un resultado predecible donde entendernos como individuos.

Los seres que me rodean a día de hoy, ya sea personalmente o a través del móvil, nos hemos propuesto no dañar nuestras relaciones, en definitiva, alcanzar la paz acotando la franja de tiempo en el trato personal, para evitar males mayores a pesar del sentimiento común que lo llamo "rechazo reflexivo".

Están siendo meses muy complejos para la inmensa mayoría de la población, hasta el punto que pienso que el esfuerzo que empleo para no caer se vuelve contra mi, en cualquier caso se debe hace lo que sea mas locuaz.

Todos hemos estado corrido excesivos riesgos que gracias a Dios se van quedando como simples anécdotas a la espera del siguiente ‘yo que me sé’.

Lo que si tengo muy claro es que por primera vez en mi historia me puedo juzgar con honestidad, estoy impune a la maldad de la envidia, ameéenn!

La desnudez de mis palabras se graban sobre un frágil papel que parece vaya a deshacerse y/o desaparecer por el soplo de una leve ráfaga de viento que lo termine desvaneciendo lentamente.

Lo que más me preocupa ahora mismo es que me priven de mi libertad por elegir ser humilde, lo cual no implica tener fortuna pero si prescindir del sobrevalorado ego.

Eva, me gustaría que supieras que eres todo lo que necesito, que atrás quedó la incertidumbre en cuanto a nuestra forma para comunicarnos sin tapujos. Tenemos el don de la escritura que perdurará con el paso del tiempo, es un excelente método de evasión, una vez más “millions thanks darling”.

Por el bien común se que estaría mejor si aceptáramos los retos que se nos plantean en la vida de una forma más social, convirtiéndonos en un ejemplo, ahora es un buen momento para darnos mas a conocer en sociedad.

Mi instinto dicta que me apoye en mi pareja, solo así podré tener la sensación de sentirme saciado emocionalmente para alcanzar plenitud en internet,  familia y trabajo.

No existe un motivo de preocupación, poder mostrarse como uno mismo permite vernos reflejados en la más pura de las humildades aunque otros vean chulería en dichos simples actos, no hay motivos para asustarse, tan solo somos víctimas de nuestra propia libertad al discernir entre lo que nos pertenece y lo que se nos asigna.

 Mientras esperé lo que nunca llegó encontré lo que nunca esperé.